fbpx

Ya está claro que la manera como vienen operando los Estados, poco están solucionado los problemas estructurales que afrontan las sociedades, en poco tiempo se deberán evaluar los objetivos de desarrollo del milenio y muy pocos países por no decir ninguno los alcanzaron en su totalidad.

Entonces, si pareciera que el diseño de soluciones desde escritorios lejanos a la realidad no es la solución, ¿cuál es?

Pues bien, a veces lo obvio se pasa por alto, y los llamados casos de éxito que han aportado soluciones reales a problemáticas como: el acceso al agua potable, la generación de empleo, la pobreza, han nacido en el mismo seno de los afectados, de la misma gente que conoce su comunidad su entorno su territorio y sus prácticas culturales.

Las soluciones frescas a los viejos problemas, han llegado a ser parte de lo que hoy se denomina innovación social.

Esta manera de abordar los retos sociales, hace que las soluciones sean promovidas por aquellas personas, que quieren una mejor vida tanto para sí mismos como para su comunidad. Es por esto que: la motivación interna, la participación de la comunidad en cada una de las etapas del proceso, junto con el valor del conocimiento “empírico” del entorno, más la apropiación del conjunto de la población (beneficiaria) da como resultado una solución eficaz y duradera.

Realmente, si cada uno se observa, sabe que los cambios solo son reales cuando hay un móvil muy fuerte que nace de nuestra esencia. Entonces, sabemos que podemos cambiar nuestro entorno inmediato (la familia) y que también podemos mirar a nuestro vecino a nuestra comunidad y ser los artífices del cambio.

No son fórmulas mágicas, son acciones diseñadas desde dentro, desde las personas por esto tiene un grado de apropiación mucho más alto y de efectividad. Esta tendencia es una manera de volver a creer en la gente, volver a ellos y dimensionar la creatividad que está ahí.

Es por esto que es necesario sacudirnos, confrontarnos con nuestro entorno, recuperar el sentir colectivo de lo público, ya es hora de salir de la zona de confort que da la apatía y el criticar a la administración de turno, es hora de empezar actuar.

Ahora como en ningún otro tiempo de la historia, disponemos de miles de herramientas tecnológicas, de información y de comunicación que están transformando los esquemas económicos, culturales, políticos, incluyendo el social, facilitando así las acciones para el emprender nuevos e innovadores procesos.

Y aunque parece un bonito sueño, por ejemplo, África ha pasado a ser  elreferente en los procesos sociales de mayor innovación, mientras que Europa  acaba de publicar “la guía para la innovación social” que no solo resalta las mejores prácticas y casos sino que también hace recomendaciones a las administraciones públicas para impulsar la innovación social.
En Colombia,  el gobierno nacional se dio cuenta del potencial que existe en el ciudadano de a pie, y a través de la agencia nacional para la superación de la pobreza extrema (ANSPE) , opera el centro de innovación social, que hace las labores de articular actores para generar  soluciones innovadoras, pertinentes, sostenibles y escalables para resolver ese ¿Cómo?  Sacar de la pobreza extrema a un millón quinientas mil familias que se encuentran en esta situación.
Tal parece que este vuelco al ser, sería la manera de afrontar los problemas actuales que ya es tiempo de resolver, y prepararnos para los que vienen que avanzan mucho más rápido de lo que podemos dimensionar.
Llego la hora de escuchar  y ser escuchados y sobre todo como decía Gandhi ser el cambio que queremos ver en el mundo.
Continuara…..

Oriana Oviedo Ojeda

¡Por cierto gracias por los likes!

Gobierno Abierto en Twitter
Gobierno Abierto en Facebook
Grupo Interactivo de Gobierno Abierto


0 commentarios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

WhatsApp chat