Hace un par de meses, viendo una entrevista del Neurocientífico Rodolfo Llinás, el contaba una de sus más memorables anécdotas, del como en sus primeros años de investigador del tercer mundo, se fue a tocarle la puerta a los más grandes investigadores de su ciencia; armo maletas, se fue a suiza, llego y les dijo “Hola soy Rodolfo, y vengo a ver sus experimentos, quiero que me cuenten que hace y aprender, para poder ir y replicar”.

De esa historia me sorprendió el arrojo, la capacidad de ir, perder el miedo y buscar a los que han recorrido un camino y tienen ese valor de la experiencia, y ya pueden reírse de los fracasos y contar como los sortearon.

Así que con la historia de Llinás sonando en la cabeza, nos fuimos a tocarle las puertas o los centros de investigación y laboratorios de economía del comportamiento de cuatro prestigiosas universidades europeas, esta es nuestra historia y los aprendizajes:

Nos encontramos con seres humanos extraordinarios, dispuestos a investigar y aportar su granito de arena por mejorar los más grandes retos del mundo.

En los cuatro centros de investigación, CENs[1], MELESSA[2], EEEFSU[3] y EVUZ[4], nos recibieron con alegría, sorpresa y la mejor voluntad en compartir sus aprendizajes, los grandes NO y los grandes SI.

Encontramos una mezcla de confusión (¿quiénes son ustedes y que hacen aquí?) y afecto (wow, increíble, claro con gusto los ayudamos). Definitivamente no es común ir a tocar las puertas a los grandes y menos ir a pedir ayuda en como dar los primeros pasos para un centro de investigación en economía del comportamiento.

Aprendimos que las personas están mucho más anuentes a colaborar y compartir de lo que creemos, que el miedo es solo una excusa para no hacer las cosas y que la humildad de aceptar que no sabemos y de pedir ayuda a los que sí saben, abre las puertas a miles de oportunidades y nuevos aprendizajes.

La lección de vida, la coherencia, aplicar lo que se predica, promulgamos la colaboración, la importancia de aprender de las buenas practicas y optimizar los recursos, el tiempo el conocimiento, bueno, para eso se requiere grandes dosis de humildad y escucha.  

Los grandes aprendizajes que traemos de regreso:

  • Profundizar las propias realidades, con los lentes de nuestros comportamientos Culturales como Latinoamérica.
  • Proponer investigaciones que se puedan aplicar al contexto local y sirvan para generar cambios positivos en las personas y sus comportamientos.
  • Fomentar la investigación y la curiosidad creando grupos de análisis sobre las investigaciones ya publicadas.
  • Fortalecer las competencias en investigación, como la interpretación de datos y la estadística.
  • La importancia del adecuado manejo y administración de un laboratorio experimental, que se debe operar con la precisión de un reloj suizo.

Realmente a todas las personas que nos recibieron con brazos abiertos, que a pesar de llegar de manera inesperada nos abrieron sus puertas al punto de terminar tomando café en la cocina, muchísimas gracias por sus enseñanzas, su calidez y, sobre todo, por reforzar en nosotros ese deseo y pasión por la investigación y la colaboración entre personas de todos los rincones del mundo.

Por aquí les compartimos unas fotos de esta aventura,

Oriana y Jack – C52

 

Referencias:

Entrevista Rodolfo Llinás a partir del minuto 30  https://www.youtube.com/watch?v=S1UU-Ldr2ys

[1] Center for Economics and Neuroscience, University of Bonn
[2] Munich Experimental Laboratory for Economic and Social Science, Ludwig Maximillian University Munich
[3] Experimental and Empirical Economics, Frederick Schiller University, Jena
[4] Institut für Volkswirtschaftslehre, Laboratory for Experimental and Behavioral Economics, University of Zurich


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *