Presidente, CEO, jefe, gerente, supervisor, líder de equipo. Estas son solo algunos de los títulos que usamos día a día en las empresas, y que denotan un modelo típico y sumamente común de organizaciones alrededor del mundo: la jerarquía.

Y sí, ha sido un modelo que se usa desde tiempos inmemorables y sobre el cual se sustenta nuestros Gobiernos, incluso llamándose a sí mismos jerarcas.

Esto tiene efectos dramáticos en la realidad empresarial. Cuando se tiene un gran líder, interesado en el bien de toda la organización, en crear innovación, en empujar su visión de cualquier forma que sea necesario (incluyendo ser autoritario y déspota), tenemos el crecimiento de grandes empresas como Apple, que se adueño del mundo con la mano firme de Steve Jobs pero que poco a poco cede al haber perdido a su máximo líder.

La otra cara de la moneda es cuando el líder es débil, poco hábil o solo está interesado en un fragmento de la organización (usualmente la junta de accionistas), tenemos empresas como Hewlett Packard, que rápidamente ha perdido el espacio en el mundo tecnológico y que mantiene a sus accionistas contentos generando ganancias a través de comprar empresas que pueda minimizar en costos y posteriormente vender a un mayor precio.

Podríamos decir que entonces la solución es tener grandes líderes a la cabeza. Pues sí, ese ha sido el paradigma predominante, se cree que: “Si contratamos al gerente correcto, vamos a ser realmente grandes”.

Pero, recientemente han empezado a aparecer una nueva sepa de empresas, entes extraños, casi mitológicos que no salen en los libros de administración de empresas, y tienen asustados a miles porque, por razones extrañas, nacen, crecen exponencialmente, se reproducen, mutan y vuelvan a renacer.

Hablamos de empresas que no tiene ni 20 años de existir y hoy son líderes indiscutibles del mundo empresarial. Google, Amazon, Zappos, Uber, AirB&B, Waze, ¡la lista es infinita!

Pero ¿cuál es el secreto?, ¿cuál es la receta mágica?, muchos piensan que es un buen líder, un gerente holístico, la pintura de colores, los sofás, las neveras con gaseosos gratis o el futbolín. Pero déjeme decirle que eso que usted ve por encima, es el resultado de una estructura organizacional que dista mucho de las tradicionales jerarquías.

Estas organizaciones altamente disruptivas e innovadoras han tenido que crear sus propios Modelos Organizacionales, transformando no solo las industrias donde son pioneros, si no también las leyes, teorías y supuestos de la administración de empresas tradicional.

“El problema de las organizaciones es de geometría, los triángulos no entran en los nuevos modelos organizacionales”. C52

Hoy vamos a conocer tres de los principales modelos que están revolucionando, dando un giro salvaje a la dirección tradicional del cómo se hacían las cosas:

 

Holocracia:

Esto es lo que propone la Holocracia, un modelo dónde no hay títulos, solo equipos. Nadie es líder, o gerente, o supervisor. Solo somos equipo de ventas, o equipo de mercadeo, sin puesto específico. Donde la organización es por roles según el proyecto y sin manuales de puesto o de funciones. Un modelo en el que todas las personas están enfocadas en una sola cosa: alcanzar el increíble propósito de la organización.

Este modelo es el secreto detrás de la empresa Zappos.com, quien se convirtió en la #1 del mundo (y sigue siendo) en servicio al cliente. Y hoy, es el modelo que está implementando Amazon, buscando generar más innovación, más flexibilidad y poder enfrentar un mundo que cambia constantemente mientras se mantienen en la cima de las más grandes y mejores empresas del mundo.

Como dijo una vez el CEO de Netflix: “de vez en cuando me entero de importantes decisiones que se tomaron en la empresa.”

 

Teal

El escritor Frederick Laloux en su libro “Reinventar las Organizaciones” nos propone deshacernos de la pirámide a cambio de un modelo de auto-organización de pequeños equipos responsables de su gobernanza y de sus interacciones con el resto de la empresa. Reemplazar el modelo administrativo de supervisión por uno de soporte que ayude a cada uno de los equipos a lograr sus objetivos. En otras palabras, una red de personas que se autoorganizan alrededor de un propósito común con el apoyo constante de la misma organización.

Para Laloux, muchas empresas, como Uber, AirB&B y Facebook se organizan de esta manera, algunas de ellas han logrado superar crisis que habrían arruinado a cualquier estructura jerárquica.

 

re:Work

Google (y su ahora empresa madre Alphabet) es indiscutiblemente una de las más importantes e influyentes empresas en el mundo. Al no encontrar un modelo organizacional que se adaptara a su propósito y la idea de que las personas hacen su mejor trabajo cunado se sienten psicológicamente seguras y apreciadas, decidieron hacer lo que Google hace, inventarse su propio modelo organizacional: re:Work.

Practicas como crear equipos dónde las personas se sienten seguras y productivas, recopilar datos importantes, crear objetivos y resultados clave públicos a todos los niveles de la organización, fomentar el desarrollo personal de todos, desarrollar líderes reales en vez de gerentes con poder basado en su posición y crear las condiciones para innovar constantemente.

Estos son solo 3 ejemplos, existen más modelos, Sociocracia 3.0, Lean Organization, Semco Style, y otras, pero al final dos cosas podemos aprender: 1. Si existe vida más allá de la jerarquía. 2. Existen nuevos modelos organizacionales, solo debemos estudiarlos y abrazar el cambio.

 

Por aquí les dejamos la charla que dimos en el Congreso Internacional de Recursos Humanos CIRH 2018, conversando sobre el problema de las organizaciones: ¡La Geometría!

¿Necesitas ayuda para liberarte de la jerarquía?


2 commentarios

Marjorie Ustariz Reyes · julio 27, 2018 a las 8:49 am

Sumamente interesante la información sobre el cambio significativo que se está viviendo en el mundo empresarial y que tradicionalmente se observa pero no se valora porque en su mayoría las empresas siguen trabajando en sus mismos esquemas sin renovarse.

    Cultura 52 · julio 27, 2018 a las 9:41 am

    Muchísimas gracias por tu comentario, efectivamente el cambio que se requiere en las empresas que quieren saltar a niveles exponenciales, nace desde la estructura, así si se analiza la realidad con los lentes correctos se pueden optimizar los recursos y tener los impactos deseados.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *