fbpx

De la noche a la mañana nos vimos enfrentados a un cambio abrupto, de movilidad a encierro, de visitas a videollamadas, de una vida con una rutina  a la incertidumbre, del orden al caos y de la certeza al “no sé”.

Somos seres emocionales.

Nuestras emociones nos empujan a la acción, nos congelan de miedo, o nos pueden llevar a los más altos estados de éxtasis o a las profundidades del dolor.

Cada día son más los estudios, investigaciones y datos que exploran nuestra conexión emocional con nuestra salud física, nuestra capacidad de adaptarnos y sobreponernos a los cambios más abruptos como el que nos traen los coronatiempos.

Sin embargo, la educación emocional que recibimos es, en el mejor de los casos, poca. Nadie nos enseña a soltar, dejar ir, hacer un duelo.

Y mucho menos se nos prepara para enfrentar emociones que muchas veces ni sabemos que nos esta pasando: como el miedo, la ansiedad, el temor, la desesperación, el enojo, la frustración, etc…

El Atlas de las Emociones de Paul Ekman
El Atlas de las Emociones

La realidad es que nunca nadie nos preparo para enfrentar una crisis de la que no tenemos control alguno.

Desde estos lentes emocionales podemos observar cómo, las empresas y organizaciones de todo tipo han tenido que ajustarse sobre la marcha, con diferentes niveles de éxito o fracaso según su cultura organizacional.

Sin embargo, aquí es donde radica la importancia de hacer un duelo y poder llegar al otro lado del túnel con la aceptación y un plan para los años venideros.

En este sentido, darse el permiso de hacer el duelo a nivel individual o colectivo, a lo que fui ayer, recibir con emociones positivas esta oportunidad de crecer y convertirnos en alguien nuevo mejorado, con otro set de habilidades y listo para estos corona-tiempos.

Por esto, decidimos escribir esta pequeña guía de como hacer, paso a paso, el duelo a lo que hace pocos meses era “la normalidad” y como afrontar, desde nuestras emociones, la construcción de lo que será ese nuevo yo, nuevo nosotros, nuevo entorno, familia, relaciones, empresa, trabajo, una nueva vida.

Antes de empezar: esta guía es par todo aquel que tiene esa sensación, justificada o no, de que el virus nos va a acompañar hasta que exista un tratamiento o una vacuna y, que cualquiera de los dos escenarios, puede tardar unos cuantos años más.

Paso 1 Negación:

Ya es hora de silenciar las voces que me gritan: “esto es una simple gripa” “ya va a pasar”, “todo va a volver a la normalidad”, “ya van a abrir”, “la cuarentana va a acabar”.

Negarnos abrir los ojos, mantener una venda de esperanza, nos causa más dolor y nos impide movernos hacia adelante. Así que dejemos de lado la negación y aceptemos que lo más probable, es que esto va para rato y que la “normalidad” como la conocíamos ha muerto.

Paso 2 Enojo:

Sentir rabia, ira, furia, frustración, ganas de gritar. Es normal y dejar salir esa rabia es muy sano. Hay cientos de ejercicios para liberar esta energía sin causar daño, gritarle a una almohada, hacer ejercicio, inflar un globo (o cien) hasta reventarlo, golpear una silla o sillón con una almohada mientras sacamos nuestras frustraciones, ya sea contra el coronavirus, contra la realidad actual o contra nuestra impotencia. Lo importante es no guardarnos esa ira, o dejar que le haga daño a los demás, ni a nosotros mismos.

Paso 3 Depresión:

El agotamiento, el cansancio físico y emocional hace parte de este sacudón. Cuando vengan los días difíciles nos preparamos para su llegada dándonos permiso de sentir, fluir con las emociones de angustia, ansiedad, dolor, tristeza, ganas de llorar, nos tenemos que dar el permiso de vivir esta experiencia, como dice el refrán el agua salada locura todo.

Al final siempre nos podemos abrazar, volver a llenar los pulmones de mucho aire fresco, darnos una palmadita en la espalda por lo valiente que hemos sido al enfrentar estos monstruos.

Es importante que admitamos cuando estamos deprimidos, hablar con un amigo o familiar al respecto, o si es necesario, buscar ayuda profesional. Pero siempre recuerda que sentirse triste por haber perdido nuestra “normalidad” es completamente valido.

Paso 4 Aceptación:

El día que respiramos profundo y el aire nos llena el pecho de frescura, con la frente en alto, los ojos mirando un nuevo amanecer, nos decimos a nosotros mismos, ¡Si! ¡A seguir adelante! Ya estoy viendo luz y tengo esperanzas nuevas. Aquí es cuando se dan pequeños pasos hacia la acción.

No todo a la vez, un pequeño plan de los primeros pasos para crear mi nuevo yo (nosotros, empresa, vida)

Aquí empiezo a organizar mi espacio físico y mental, a probar cosas nuevas en este entorno diferente. Pensar en adquirir nuevas habilidades, descubrir las buenas prácticas del teletrabajo, conocer que es la economía digital y la cuarta revolución industrial, que son tecnologías exponenciales y como yo me adapto a esta era.   

Este es el momento de decir: “Esta es la persona o empresa, en la que me quiero convertir en esta nueva era.”

Paso 5 Aprendizaje:

El traje del aprendiz es el mejor súper poder que podemos desarrollar, siempre analizar cada situación preguntándome ¿Qué aprendí?

Cambiar el clásico ¿porque a mí? en ¿para qué mí? ¿qué me trajo de enseñanza esta lección en mi vida? ¿Como crecí a través del dolor?

Sentarnos a escribir nuestros aprendizajes, reforzarlos, y darnos cuenta que el cambio es un procesos que requiere acciones, pasos grandes o pequeños, pero siempre para adelante.

Esperamos que esta guía les de luz a nivel individual o colectivo, siempre es saludable abordar esas emociones que claman nuestra atención.

Buen viaje hacia el camino de la adaptación, y nos vemos al otro lado, listos para enfrentar esta nueva normalidad resilientes, con una alta inteligencia emocional, y preparados para hacer todos los ajustes que tengamos que hacer en el camino.

Oriana Oviedo Ojeda & Jack Raifer Baruch – Cultura 52

Suscríbete a Nuestro Boletín


1 comentario

Alix Marina Ojeda A. · mayo 30, 2020 a las 6:07 pm

Excelente art.,cuatro pasos innovadores que nos ayudan a pasar de un presente en pasado ya muerto abruptamente a un presente en futuro.La cuarentena debemos racionalmente utilizarla como un DUELO (Ruptura) y como el CONDOR cada uno tiene que salir renovado, habiendo superado la tragedia abrupta, el dolor, la soledad y firmes con nuestra gran riqueza interior que nos permite ver la riqueza exterior.que a veces no veiamos.Felicito a Cultura52 por este gran trabajo que nos entregan de Ciencia y Conocimiento frente a la Ruptura que vivimos.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Síguenos
Comparte
Share
Boletín
Síguenos