fbpx

Constantemente escuchamos la palabra cultura; ya sea la falta de cultura, o la mala cultura, o la importancia de la cultura, y esto hace que sea difícil entenderla y comprender por qué es importante.

La cultura es algo que sucede, una serie de ideas fundamentadas en la realidad que vivimos, que nos llevan a actuar de una forma u otra en nuestro entorno social. Siempre es fácil de ver en los extremos, como, por ejemplo, durante el mundial de Brasil, donde cientos de aficionados ticos tomaron y celebraron en la fuente de la hispanidad, algo sería mal visto en cualquier otro momento pero que aceptamos como válido en esta instancia particular.

La cultura nos afecta a nivel personal, la forma en la que saludamos a nuestros amigos depende de nuestra cultura familiar, nuestro equipo de fútbol, que tan aceptable es utilizar un lenguaje vulgar o no, todo esto depende del ambiente al que nos veamos expuestos. Pero algo importante, es el ambiente, la realidad que vivimos, la que crea cultura, no los supuestos ni las reglas. Por ejemplo, si los padres dicen que no quieren que sus hijos utilicen un lenguaje vulgar, pero ellos lo utilizan al hablar con sus amigos y familiares, el contexto cultural llevará a los niños a hablar de manera vulgar, ya que es la práctica y no las reglas por si solas, lo que crea cultura.

Lo mismo sucede en las empresas, la mayoría tiene una idea clara de lo que desea en sus empleados, y cuando no lo obtiene, le echa la culpa a los mismos, o acusa a la cultura del país, cuando en realidad es dentro de sus propios muros que se crea la cultura de la empresa.

Por ejemplo, la mayoría de las empresas dicen querer una mejor comunicación entre sus empleados, pero, cuando uno de estos comete un error y lo comunica a si superior, es regañado y minimizado por el mismo. Esto, en vez de llevar a una cultura de buenas prácticas, lleva a los empleados a esconder los errores, causando otros problemas a la empresa y eliminando todo potencial de buena comunicación entre sus colaboradores.

De la misma forma, muchas empresas dicen querer que sus empleados se “pongan la camiseta”, pero a la vez repiten una y otra vez a los empleados frases como: “para eso le pagamos, así que siéntese y haga lo que le digo.” Esta realidad lleva a las personas a desconectarse de la empresa y pasar a actuar bajo la famosa “ley del mínimo esfuerzo” y cuando ocupamos que realmente se “pongan la camiseta” y trabajen el fin de semana, lo primero que preguntan es: “¿pero me van a pagar las extras? Sino no.”

Toda empresa tiene metas determinadas, algunas veces más claras que otras, y son esas metas a futuro las que deberían definir la cultura que se desea y la que se necesita. La realidad es que podemos moldear la cultura de nuestras empresas, pero debemos entender que no son las reglas, ni el dinero, ni los ideales los que van a construirla, es la práctica diaria, la realidad, la interacción constante de todas las partes de la empresa, la que define el cómo sus integrantes actúan e interactúan.

Así que podemos tener la cultura que queremos, pero debemos prepararnos, aclarar las cosas y fomentar las buenas prácticas día con día. No podemos simplemente sacar un manual de reglas y jugar de que las personas las sigan al pie de la letra, especialmente cuando los gerentes y los mismos dueños las ignoran constantemente. Debemos ser consecuentes, entender la práctica y promoverla de forma positiva.

Para terminar, los dejo con uno de los mejores ejemplos de este tema. La empresa Zappos.com (comprada por Amazon por 2 billones de dólares en el 2010), en vez de un manual de reglas, tienen un libro de cultura (hagan click acá para leerlo) y la viven todos los días. No solo es Zappos el modelo a seguir en servicio al cliente y uno de los mejores lugares en el mundo para trabajar, sino que cuando decidieron pasarse de San Francisco, California a Henderson, Nevada, el 50% de sus empleados escogieron irse con ellos. Eso es “ponerse la camiseta”. Y no es un asunto de cultura norteamericana (en promedio cuando una empresa se traslada, logra mantener entre el 10%y el 20% de sus empleados), es la cultura creada, fomentada y vivida todos los días en la empresa Zappos.

Gracias por seguirnos en redes sociales:

Facebook: Cultura 52
Twitter: @Cultura52
YouTube: Cultura 52

Atte: El de los Mandados
Jack Raifer


0 commentarios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

WhatsApp chat