Espacio Positivo

Espacio Positivo: Construyendo Cultura de Motivación

Mantener una alta motivación dentro de una organización es un trabajo de todos los días. Generalmente dejamos esta labor a los jefes de empresa o departamento, dejando en una sola persona la labor titánica de mantener la emoción de decenas o hasta cientos de personas.

El poder compartir entre la mayor cantidad de personas la tarea de motivar a los demás, genera un cambio significativo de enfoque, ayuda a las personas a estar más concentradas en las cosas buenas que en las malas y mejora significativamente la Cultura Organizacional hacia la motivación.


Esta actividad esta diseñada para cualquier número de participantes, desde pequeños equipos de trabajo hasta organizaciones internacionales. En organizaciones donde hay varios espacios de trabajo, cada uno de ellos debería de implementar este experimento.


Materiales: 

  • Un espacio en cualquier parte de la oficina.
  • Marcadores de colores.
  • Post it´s de colores.
  • Hojas blancas o de color.
  • Cinta Adhesiva o Cinta de Papel
  • Opcional: Papel de construcción (cartulina) y Tijeras.
  • Opcional: Tableros de pizarra y marcadores de tiza o tiza.
  • Opcional: Tableros de acrílico y marcadores de acrílico.

Preparación: 

  • Escoger el espacio dentro de la oficina que se convertirá en el “Espacio Positivo”. 
  • Rotular la pared utilizando pinturas, marcadores u hojas con la frase “Espacio Positivo”, “Espacio de Motivación”, “Espacio de Inspiración” o cualquier otra frase alusiva al tema.
  • Escribir un pequeño rótulo con instrucciones, por ejemplo:
    • “Hola, este es nuestro espacio positivo. En el, compartimos todo aquello que nos motive y nos inspire. Puedes compartir cualquier cosa que te motive, o que creas que pueda motivar a los demás. Fotografías, frases, dibujos, en fin, cualquier cosa que convierta este espacio en un verdadero refugio de inspiración.”
  • Empezar a utilizar el espacio agregando frases, imágenes y similares. Puedes comunicarle a todas las personas la existencia del mismo, pero con solo que encuentres unas dos o tres personas que inicien la participación, las personas tienden a disfrutar de la novedad y participar por voluntad propia.

 


Seguimiento:

Siempre es importante darnos cuenta si las actividades que hacemos tienen un efecto positivo en nuestra organización. Dos formas de darle seguimiento al “Espacio Positivo”:

  1. Contar la cantidad de cosas que se agregan al espacio positivo una vez a la semana o al mes. Podemos dividirlos en categorías como frases, imágenes, fotografías y otros, si queremos más detalles del cómo están participando las personas. Buscamos que aumente la participación durante las primeras semanas y que posteriormente se mantenga la participación.
  2. Utilizar una breve encuesta que nos permita saber qué tan motivadas están las personas en la organización. La pasamos por primera vez antes de iniciar con la actividad y nuevamente la misma (o una versión con ligeras variaciones) unos dos o tres meses después (y posteriormente cada dos o tres meses). Con esto descubriremos cual es el efecto que la actividad está teniendo dentro de la oficina. Aquí les dejamos una muestra de encuesta que pueden utilizar para la actividad (Pronto).

Compartir tus Resultados:

Para poder seguir mejorando, tus resultados nos ayudan a generar más datos y así poder crear más y mejores experimentos. Puedes compartir con la comunidad del Laboratorio de Hábitos en Facebook, o puedes contarnos tus experiencias de manera anónima y privada llenando este breve documento sobre el “Espacio Positivo”.


¡Sigue experimentando, sigue construyendo, sigue compartiendo!
Atte: Los Científicos del Laboratorio de Hábitos, Cultura 52


¿Deseas colaborar con el Laboratorio de Hábitos?



 

Deja un comentario

Tú correo electrónico no será publicado.

Name *
Email *
Website