fbpx

La semana antes de Semana Santa, la periodista Jéssica Montero del periódico el Financiero, como lo ha hecho en otras ocasiones, me envió un correo preguntándome lo siguiente.

“Le escribo porque estoy preparando una nota con recomendaciones para gerentes que quieran premiar a su equipo con entradas para ir al estadio el 26 de marzo, cuando la Selección Nacional recibe a Jamaica. “

Esto seguido a una serie de preguntas que expongo más abajo.

Me encanta cuando me hacen preguntas de esta índole, ya que es dónde me doy cuenta que mis perspectivas son bastante diferentes a las de los demás, como fue en este caso. Si gustan leer el artículo, pueden seguir el siguiente link:

http://www.elfinancierocr.com/estilos-de-vida/Seleccion_Nacional-colaboradores-actividades_sociales-futbol_0_267573269.html

Obviamente no hubo espacio para incluir en el artículo toda mi opinión, así que solo salió un pedacito pequeño, pero quiero compartir todas mis respuestas a las preguntas, para dar a entender un poco más mi posición. De la misma forma, en la segunda parte de este artículo, explicaré el por qué de mi posición conjuntamente con los experimentos y descubrimientos científicos de los últimos años que acompañan mi forma de pensar (generalmente no me baso solo en instinto o experiencias aisladas como en el caso de Sykes en el artículo, sino que trato de juntar suficientes evidencias para validar mi postura).

A continuación les dejo toda la información enviada al financiero con respecto a mi opinión sobre este tema.

“Buenos días Jessica, 

Primero que nada te comento que personalmente no tiendo a apoyar la noción de premios de este tipo, ya que tienden a crear más fricción, competencia poco sana y lo poco que genera de motivación entre los que “ganan” es opacado por la desmotivación generada en los demás. Además los incrementos productivos causados por este tipo de programas son a muy corto plazo y son seguidos por bajas significativas en la productividad. De este tema ha habido varios estudios interesantes que te puedo compartir. 

Con respecto a tus preguntas en caso de que un gerente quiera llevar a TODO su equipo al estadio: 

  • ¿Cuál es el riesgo para la marca de enviar empleados al estadio?

El riesgo depende mucho de lo reconocibles que sean los empleados. Si se toparán con clientes, si van con identificaciones o vestimenta con la marca de la empresa etc. También de su comportamiento general en situaciones de altas emociones. Recordemos que el tema del futbol en Costa Rica mueve muchas emociones, así que inclusive, empleados que son profesionales en todo momento y en toda situación, pueden comportarse de forma irregular en este tipo de situaciones.

  • ¿Deberían ir identificados con el logo, camisetas, o algún otro distintivo?

No lo considero conveniente, aunque pueda parecer que es una buena oportunidad de exponer la marca en forma de promoción. Por un lado, esto aumenta el riesgo de generar una mala imagen vs. los pocos beneficios de demostrar la marca. Por otro lado, se supone que esto es un premio, por lo que ir “uniformados” al estadio, es como decirles que se ganaron un premio pero van “supervisados” por la empresa. En este tipo de temas, deberían ir como cualquier otra persona al estadio, con la camiseta de su equipo.

  • ¿El premio debería estar ligado a desempeño o es mejor seleccionar al azar?

Ambos casos están destinados a generar más desmotivación por parte de aquellos que no ganaron, que la motivación generada por el concurso, competencia, etc. Mi recomendación en este caso es que sea o todo el equipo, o nadie.

  • ¿Se deben dar pautas de comportamiento a los seleccionados?

Se pueden dar, pero al ser el ambiente del estadio y el significado del futbol tan específicos y arraigados a nuestra cultura, las probabilidades de que estas pautas se cumplan en momentos altamente emocionales son de bajas a nulas.”

Por último quiero agregar mi opinión con el tema del caso Sykes, en este caso, se invitaron a todos los empleados, no fue un tema de competencia, bono o rifa, por lo cual, todos los empleados fueron tratados como iguales, lo cual genera una cohesión de equipo. Con respecto a las normas de comportamiento, se habló con los empleados, pero no se estableció nada particular, en otras palabras, la empresa dio este regalo a los empleados como parte de su política de generar beneficios sociales y no sólo económicos.

Ahora bien, también la expectativa de un triunfo, así como el hecho de que no había un riesgo elevado de que Costa Rica no clasificara, me imagino que fueron tomadas en cuenta. Es de suma importancia que las actividades que la empresa dé a sus colaboradores sean siempre positivas. Si este caso se hubiera dado para el mundial del 2010, cuando el empate de EEUU contra Costa Rica nos envió a repechaje, la actividad habría tenido una connotación negativa la cual habría estado ligada a la empresa.

Por ende, es importante distinguir entre actividades de empresa y premios o bonos de desempeño, no caen en la misma categoría y debemos de entender sus beneficios y posibles efectos  negativos al tomar decisiones al respecto.

Gracias por seguirnos en redes sociales:

Facebook: Cultura 52
Twitter: @Cultura52
YouTube: Cultura 52

Atte: El de los Mandados
Jack Raifer


1 comentario

Actividades y Bonos Motivacionales 2: Incentivos Económicos · septiembre 8, 2016 a las 1:05 pm

[…] Sobre las Actividades y Bonos Motivacionales, Parte I […]

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

WhatsApp chat