fbpx

No importa lo que digas ni cómo te justifiques, eres lo que haces.
Tus comportamientos hablan por ti, te delatan, te señalan.”

Walter Riso

La palabra cultura se ha convertido en la solución mágica, de los retos para la implementación de un Gobierno Abierto. Continuamente escuchamos:

  • Promover una Cultura de la transparencia
  • Implementar una Cultura de la participación ciudadana
  • Fomentar procesos Culturales que comprometan a los ciudadanos en contribuir a solucionar los problemas locales y nacionales.
  • Afianzar una nueva Cultura para la innovación
  • Crear la Cultura de las veedurías ciudadanas y la participación en la rendición de cuentas.
  • Una Cultura para el Gobierno Abierto
  • Cambio Cultural al interior de las instituciones públicas, con el fin de lograr nuevas formas de interacción y cooperación con la ciudadanía.

Desde la perspectiva de la Economía del Comportamiento, y la Neurociencia, Cultura es el conjunto de acciones comunes ejecutadas por un grupo de personas o por individuos en su cotidianidad.

En otras palabras, las acciones diarias de comportamiento, como tomar té o café con el desayuno o el hacer la siesta en horas de la tarde, son las conductas que sumadas definen la Cultura.

Imaginemos, por un momento estas acciones culturales y su efecto en la relación entre los gobiernos y la ciudadanía: ¿Cuál es la cultura de un país a la hora de pagar impuestos? ¿Cómo se relacionan los ciudadanos con las instituciones públicas? ¿Cómo afectan las acciones individuales la realidad de su país?

Parece sencillo y muy obvio, que son las pequeñas acciones cotidiana de los ciudadanos las que contribuirían a ¡cambiar el mundo! A alcanzar cada uno de los 17 Objetivos de desarrollo sostenible. Incluso podemos pensar en promover acciones “glocales” partiendo de las diferencias de cada región, el arraigo a cientos de tradiciones culturales diferentes y la realidad única de cada país.

Hasta el momento, muchos de los esfuerzos se han dedicado a concientizar a las personas de la necesidad de su participación y acción hacia soluciones sostenibles, sin embargo, la concientización no necesariamente lleva a la acción, por más bienintencionada que sea e inclusive cuando los individuos están de acuerdo de su importancia.

La Alianza para el Gobierno Abierto – AGA, tiene como premisa cambiar la cultura de los gobiernos, pero ¿Qué es esta cultura de la que hablamos? ¿Cómo se ve? ¿Cómo se vive? Y ya que tenemos que cambiarla ¿Cómo se hace?

Y este es el gran reto, el diseño de herramientas metodológicas que fortalezcan los procesos de cambio tanto de Instituciones de Gobierno como de la sociedad civil, Es esta la solución mágica para el cambio, preguntarnos como ciudadanos cuáles son esas acciones diarias que nos llevarían a una cultura de la transparencia, la participación y la colaboración pilares de un Gobierno Abierto.

Por cierto, gracias por los likes:

Facebook: Cultura 52
Twitter: @Cultura52
YouTube: Cultura 52

Atte. La de los Tintos
Oriana Oviedo Ojeda
@AbiertoGob


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

WhatsApp chat